Richard Branson te dice cuándo es tiempo de renunciar a tu trabajo

42-334467422
Síguenos en Facebook

El emprendedor Richard Branson recibió un correo de Nhuri Bashir, quien preocupado sobre la situación de su negocio le escribió a través de Entrepreneur. El lector afirmaba que tenía un trabajo exitoso, pero que su propio negocio era pequeño. La pregunta que Branson debió responder fue: ¿Cómo saber cuándo es el momento adecuado para dar un salto de fe al mundo del emprendimiento? La respuesta fue la siguiente:

La mayoría de la gente tiene un poco de espíritu emprendedor, lo que implica el potencial de manejar su propio negocio. Sin embargo, la vida de un emprendedor no es para todos, por lo que muchas personas deciden poner a trabajar sus talentos en la empresa de alguien más, innovando como intraemprendedores. Para otros, trabajar para alguien más no es una opción por lo que tempranamente comienzan el arranque de sus empresas.

internet-lenders-small-business-Jupiterimages

Nhuri, es una de esas personas que se encuentra en el limbo y debe escoger entre ambas opciones. Sin tener más información, puedo darme cuenta de que claramente posees una gran confianza en tu negocio, así que tarde o temprano tendrás que dedicarte a él durante tiempo completo. Si no lo haces, pasarás el resto de tu vida preguntándote si hubiese resultado o no. Los emprendedores deben dar un salto de fe en algún momento, si bien esto puede parecer desalentador, la clave está en tener un paracaídas.

El primer paso para preparar el día de tu renuncia, es planificar el arranque de tu negocio (o su expansión, en el caso de Nhuri), teniendo pensando todo, desde la ubicación que quieres para tu oficina hasta el cómo quieres que tu producto se vea en los estantes de las tiendas. Debes detectar de antemano todos los errores que puedas en tu plan, al mismo tiempo que mantienes un ojo sobre el reloj. Si te demoras demasiado las circunstancias pueden ser distintas, los mercados cambian constantemente y tú podrías perder tu ventana.

Necesitarás relacionarte con algunos mentores fuertes para estar seguro de que las líneas generales de tu plan funcionen bien y para revisar los detalles. Tener una caja de resonancia para tus ideas será invaluable. Además, te ayudará a tener una suave transición de ser un negociante a media jornada a ser un emprendedor a tiempo completo.

La situación de Nhuri me recuerda el día que Brett Godfrey, un miembro del equipo financiero en Virgin Express (nuestra operación europea de corta distancia), se me acercó con la idea de crear una aerolínea Virgin en Australia. Godfrey trazó su plan y yo le ofrecí mis consejos, juntos anotamos los detalles en la parte trasera de un posavasos. Pronto estábamos en camino a construir el próximo negocio de Virgin, con Brett al timón como el CEO de Virgin Blue, siendo Virgin uno de los inversores, y yo su co-fundador y mentor.

A pesar de que Blue sólo tenía un par de aviones al comenzar sus operaciones en el 2000, él hizo crecer a la aerolínea (ahora conocida como Virgin Australia) y la convirtió en un negocio próspero.

Brett y yo tenemos una sólida amistad, juntos somos dueños de la Isla Makepeace en la Sunshine Coast de Australia, lo que me ha permitido apreciar cómo su carrera de emprendimiento ha crecido y fortalecido.

Tus mentores serán también las personas a quienes acudirás por consejo y ayuda cuando las cosas no vayan de acuerdo al plan. Y puedes estar seguro de que eso pasará, pero es tan sólo parte de la diversión. Tomar decisiones puede ser más difícil cuando la opción equivocada signifique la diferencia entre poder pagar tus cuentas (incluyendo el sueldo de tus empleados) y no poder hacerlo. Es más probable que tomes mejores decisiones teniendo una fuerte red de apoyo de personas con experiencia y el conocimiento de cómo hacer las cosas.

Antes de que tu negocio se vuelva tu única fuente de ingresos, necesitarás estar seguro que de que te has preparado para los inconvenientes que puedan surgir. Puede ser que debas asegurar la ayuda financiera que recibirás de los inversores, o que quizás tu negocio necesita que te asocies con personas de influencia para tener el mejor arranque posible. No importa el tipo de compañía que quieras comenzar, deberías pensar en las consecuencias que tendría si se demora en despegar o incluso si falla, y en lo que puedes hacer para minimizar esa posibilidad. Esto te permitirá actuar con confianza si eres capaz de armar un plan de contingencia.

Mientras planificas, haces redes y encuentras financiamiento, recuerda que la ventana de oportunidad se está cerrando y en algún momento simplemente tendrás que decidirte e ir por ella. Luego, todo lo que quedará es renunciar a tu trabajo y convertirte en tu propio jefe.

Se valiente, ya que después de tanta planificación ahora es tiempo de confiar en tu idea y creer en ti mismo y en tu equipo ¡Buena suerte!

Original.

Síguenos en Facebook