Con lo que verás a continuación, no querrás nunca más nadar en una piscina

f
Síguenos en Facebook

Las malas noticias: Cuando entras a una piscina, todas los elementos de nuestro cuerpo, desde productos para la piel y el pelo, hasta orina y heces (sí, heces), neutralizan el cloro que elimina las bacterias en el agua. ¿El resultado? gérmenes sobrevivientes que, cuando se tragan o se respiran, causan alrededor de 10.000 enfermedades al año.

Pero, ¿qué sucede con todo ese cloro que se huele en las piscinas? ¿No se supone que debe matar todos los gérmenes?

Cloro-pastillas

No. Resulta que una piscina saludable no tiene olor a nada. Al contrario, lo que hueles es el producto de una reacción química entre lo que nosotros llevamos a la piscina en nuestros cuerpos, y el cloro. El nitrógeno de estos productos anula las propiedades de eliminación de gérmenes de nuestros aliados químicos. Esta misma reacción química también es responsable de producir el irritante escozor de ojos que asociamos al cloro.

A merced de tus compañeros de nado

Mientras nadas, tú y tus amigos acuáticos pueden perder como una o dos latas de bebida llenas de sudor, y 1 de cada 5 nadadores hace sus necesidades en el agua, independiente de que lo nieguen. Eso es una gran cantidad de “material corporal” flotando.

Cuando los gérmenes de esos fluidos se mantienen en la piscina, pueden causarnos alguna enfermedad. Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades tienen una categoría para el tipo de enfermedades ocasionadas en piscinas públicas. Las enfermedades transmitidas por el agua en lugares de recreación acuática son tan desagradables como suenan, e incluyen infecciones a la piel, tracto intestinal, oídos y ojos. Tragar agua de la piscina es peligroso, ya que muchas enfermedades, incluyendo la diarrea que es una de las enfermedades más comunes producidas por las piscinas, entran al cuerpo por esta vía. Esto es particularmente preocupante considerando que los casos denunciados de criptosporidiosis, el parásito que causa la diarrea, aumentó en un 200% entre el 2004 y el 2008, de 3.411 casos subieron a 10.500.

Pool-Party

Existe una solución muy fácil y expedita: Un rápido enjuague elimina la mayoría de los gérmenes de la superficie, del maquillaje, orina y heces, de acuerdo a un estudio realizado el 2012 por Water Research. Sin embargo, de acuerdo a un nuevo estudio7 de cada 10 nadadores no se duchan antes de meterse a la piscina. Afortunadamente, en algunos lugares han advertido estos peligros e instauraron como requisito para los bañistas que antes de meterse a la piscina deben ducharse.

Si más departamentos públicos de salud hicieran que la ducha fuese obligatoria, sería un gran adelanto para ayudar a todos a evitar los gérmenes de los demás. El conocimiento público acerca de los problemas asociados a realizar necesidades dentro de la piscina también podrá ayudar a que las personas se abstengan de orinar en lo que realmente es una bañera pública gigante.

Visto en Mic.

Síguenos en Facebook