El azúcar es actualmente el enemigo número uno de la cultura occidental

sugar-devil1
Síguenos en Facebook

El 2012, la Asamblea Mundial de Salud de las Naciones Unidas abogó por una nueva y significante meta en salud: reducir la cantidad de muertes evitables por enfermedades no transmisibles en un 25% para el año 2025. Las enfermedades cardiovasculares, la diabetes, el cáncer y enfermedades respiratorias matan 35 millones de personas por año. Las Naciones Unidas han identificado el tabaco, el alcohol y una mala alimentación como los principales factores de riesgo. Los primeros dos han sido regulados por los gobiernos como una manera de proteger la salud publica pero la mala alimentación es, en la actualidad, responsable de más enfermedades que fumar, el alcohol y la inactividad físicas combinadas.

iStock_000000103160Small

¿Pero cuál es el componente dentro de la dieta occidental que debiese ser considerado como el objetivo? La evidencia que sugiere que la azúcar agregada debiese ser considerada como el objetico se ha vuelto algo abrumador. A diferencia de la grasa y las proteínas, las azúcares refinadas no ofrecen ningún valor nutricional y, al contrario de lo que la industria alimenticia pretende que creas, el cuerpo no necesita ningún tipo de carbohidratos que vengan de azúcar agregada para transfórmalo en energía. Por ende, la azúcar se convierte en una fuente de calorías completamente innecesarias.

Las azucares se agregan a la gran mayoría de comida procesada en el Reino Unido. Aun siendo un hecho preocupante, muchos consumidores de dichos alimentos no son conscientes de su presencia en cantidades tan grandes. En las pautas de alimentación del Reino Unido y Europa, las cantidades diarias de azúcar no han sido actualizadas desde el año 2003. Estas pautas que ya se encuentran obsoletas siguen sugiriendo que uno puede consumir la asombrosa dosis diaria de 22 cucharadas de azúcar.

Sugar_2xmacro

La Organización Mundial de la Salud ha sido recientemente aconsejada por científicos expertos que la azúcar agregada o, más específicamente, las azucares extrínsecos debiesen constituir un porcentaje no mayor al 5% de la energía. Esto le daría un límite al hombre común y corriente de máximo 8 cucharadas diarias y a la mujer de 6 cucharadas de diarias. Y este número incluye azucares incluidos en jugos de fruta y la miel.

El engañoso etiquetado y afirmaciones sobre alimentos con “bajo porcentaje de grasa” que realmente poseen niveles sorprendentes de azúcar agregada son un escándalo. Un peor, eso ha creado la tormenta perfecta para la salud pública. De esta manera, el jueves pasado, un grupo de expertos del Reino Unido y el resto del mundo, incluyéndome a mí, lanzaron Action On Sugar. El objetivo principal es ejercer presión en la industria alimenticia para logra reducir la azucar agregada en comidas en un 40% dentro de los siguientes cuatro años. Esto significaría unas 100 calorías menos por persona lo que, según el Departamento de Salud del Reino Unido, invertiría la epidemia de la obesidad.

story_xlimage_2010_10_R3120_Bloomberg_looks_to_ban_sugary_drinks_from_food_sta

Sin embargo, la industria continúa negando esta situación. Barbara Gallani, directora de regulación en la Federación de Comida y Bebida, hizo una declaración de inmediata resistencia donde negaba el rol de la azúcar en la obesidad y resistía el reconocimiento de los múltiples estudios que indicaran lo contrario. No debemos olvidar que pasaron 50 años desde cuando fueron realizados los primeros estudios científicos que relacionaban el fumar con el cáncer de pulmón entes de que alguna legislación real se presentara a través de una regulación formal. ¿Por qué? Porque Big Tobacco adoptó una estrategia corporativa basada en la negación. Al plantear dudas, confundir al público, sobornar a aliados políticos e incluso comprar la lealtad de los científicos rebeldes.

Las comparaciones con la industria de la azúcar son escalofriantes. La agresiva intervención realizada por el líder del parlamento Andrew Lansley el Jueves pasado fue intrigante. Intentó refutar la declaración hecha por experto de salud publica, Profesor Simon Capewell que indicaba que la azúcar es como el nuevo tabaco. Luego de esto, Lanslet agravó el error al indicar de manera ignorante en el Parlamento que “la azúcar es esencial para los alimentos”. No lo es. El habría estado mucho mas asertado si hubese dicho que “la azúcar es esencial para las ganancias de la industria de los alimentos y llenar los bolsillos de dinero de sus socios”. Lansley fue el director de la compañía de marketing Profero a finales del año 2009. Algunos de los clientes de Profero han sido Pepsi, Mars, Pizza Hut y Guinness de Diageo.

istock-19961325-sugar-spoons_custom-fce11176fb6278eb6681cf3bf8cf1bde8c31eee3

Durante su infeliz paso como Secretario de Salud, Lansley ascendió a su hijo prodigo, el Acuerdo de Responsabilidad. En ese momento, invitó a diferentes compañías de comida rápida a discusiones relacionadas con las maneras posibles para detener la obesidad, generando cínicamente una impresión de desarrollo donde lo que realmente se generaba eran débiles e insignificantes solicitudes voluntarias para la reducción de calorías.

La industria de los alimentos gasta miles de millones de dólares en publicidad relacionada con la comida chatarra y las bebidas azucaradas, teniendo como principal objetivo a los miembros mas vulnerables de la sociedad donde se incluye a los niños. Lo que es aun peor es que la industria cínicamente asocia la actividad deportiva y los deportes en general con comida chatarra y bebidas azucaradas. Por esta razón es que Mars es uno de los auspiciadores oficiales de la selección de futbol de Inglaterra. Sin embargo, una barra de tamaño normal contiene ocho cucharadas de azúcar, casi el triple de lo recomendado como máximo para un niño de entre 4 a 8 años por la pauta del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos. La causa mas común de dolor crónico entre los niños son las caries la que tiene como principal factor la azúcar. La actividad física regular tiene un sinnúmero de beneficios para la salud. Sin embargo, los efectos que ella puede tener en una perdida constante de peso son relativamente escasos. Adicionalmente, los niveles de actividad han cambiado poco en estos últimos 30 años ya que los niveles de obesidad se han disparado.

lofthouse+sugar+cookies12

Todos somos vulnerable ya que no tienes que tener sobrepeso para tener una enfermedad de carácter alimenticio. De todas las enfermedades crónicas, la diabetes tipo 2, que es completamente prevenible, es probablemente la más dañina. La diabetes aumenta el riesgo de ataques cardiacos, paros, fallas renales, enfermedades oculares y amputaciones de piernas. La mitad de los pacientes que sufren de diabetes sufren dolores crónicos o agudos, y dos tercios desarrollaran algún nivel de demencia en algún punto de sus vidas. Los costos directos e indirectos para el Reino Unido en relación a la diabetes son de más de 24 billones de libras los que se proyectan a casi 40 billones para el año 2030. Si nada se hace al respecto, esto hará temblar al Servicio de Salud Nacional de dicho país.

¿Como se puede comparar a la azúcar con el tabaco? Una cucharada de azúcar o un cigarrillo no te harán ningún daño. Pero con el paso del tiempo, el habito puede ser mortal. A diferencia de Big Tobacco, Big Sugar apunta deliberadamente a los niños como su blanco. Y las azúcares añadidas se han vuelto tan omnipresentes dentro del ambiente alimenticio que no las podemos evitar en su totalidad aunque queramos. Es por este motivo que esto no es solo un tema de alternativa personal. Pero lo que es quizás la más inquietante de las similitudes es el musculo financiero y político que ambas industrias han intentado ejercer para proteger sus ganancias a expensas de nuestra salud. Es hora de detener el daño que puede causar el exceso de azúcar, e intentar revertir la epidemia de la “diabesidad” y el sufrimiento indescriptible que ella produce. Es hora de que hagamos algo en contra de la Azúcar.

Original

Síguenos en Facebook