3 formas de ganar más dinero usando las habilidades que ya tienes

portadadadadada
Síguenos en Facebook

Lamentablemente, hay momentos en la vida en que un salario no es suficiente y si tus jefes se niegan a darte un aumento y tú no quieres perder esa estabilidad laboral, hay más opciones de dónde escoger. A continuación te dejamos el artículo de Leah Manderson donde cuenta cómo empezó a generar más ingresos con las habilidades que ya tenía:

Alguna vez tuve 23 años, llevaba sólo 18 meses en mi trabajo de relacionadora pública y me sentía miserable.

El trabajo era interesante y me caía bien mi jefe, pero era joven y me causaba mucho resentimiento mi salario anual de US$ 28 mil.

Me decía a mi misma que acaba de comenzar en el negocio y que era parte de mi “iniciación” ¡Al menos tenía trabajo! Con todo lo que estaba pasando con la economía debería estar feliz de conseguir cualquier tipo de empleo ¿Cierto?

Quería disfrutar de los pequeños placeres de la vida como cortarme el pelo sin culpa y cambiar mis muebles de segunda mano. También tenía grandes planes para los años venideros: Quería casarme con mi novio, viajar y comprar una casa.

Y sabía que no había muchas posibilidades de ascender en el trabajo en el que estaba: Mi jefe me había dicho que me estaba preparando para hacerme directora de la compañía, pero luego puso un aviso buscando candidatos para ese mismo puesto. Sabía que tenía que salir de ahí antes de seguir gastando mi tiempo siendo ignorada para cualquier tipo de ascenso.

Tenía muy claro que este empleo no me permitiría vivir la vida que quería pero no tenía ni el tiempo ni el dinero para estudiar más. En vez de decirle adiós a mis sueños, decidí usar las habilidades que ya tenía para generar más dinero de las siguientes maneras:

1. Utilicé mis habilidades en un nuevo campo laboral

job-search

Lo que más me gustaba de este trabajo era que podía usar mis habilidades para escribir e investigar. Siempre me ha gustado el desafío que significa investigar y escribir, fuesen ensayos de ciencias en el colegio o informes para la empresa, y me di cuenta que estas habilidades se aplicaban a cientos de trabajos, no sólo relaciones públicas.

Teniendo esto en mente, me dediqué a investigar todos los tipos de campos y posibles carreras que nunca me habían ni interesado. Investigué sobre mis posibilidades de estudiar un doctorado y desempeñarme en la academia. Pensé en comenzar un negocio de tutorías. Postulé a diversos trabajos relacionados con la consultoría en negocios y el mercado de la investigación.

Luego de 6 meses de investigación, pude conseguir un trabajo relacionado con inversiones en una compañía financiera, doblando instantáneamente mis ingresos y mi satisfacción con la vida ¿Estaba este trabajo relacionado directamente con relaciones públicas? No ¿Tenía que ver con escribir? Sí. Y si sigues leyendo, hay razones por la que esta estrategia me funcionó y razones por las que la compañía se decidió a arriesgarse al contratarme.

Como lo puedes hacer: Lo que sucede cuando te cambias de trabajo es que hay más posibilidades de negociar tu sueldo. En tu trabajo actual, la compañía no solo sabe cuánto ganas, sino que está consciente de la cantidad que significa hacer un aumento; mientras que una nueva compañía te pagará basándose en lo que creen que vales y no tomará en cuenta lo que te pagaban antes. No hay ningún campo laboral que esté fuera de tus posibilidades: En algún punto creí que cambiarme de relaciones públicas a inversiones era imposible, porque no tenía conocimientos en esta área, pero me probé a mi misma que estaba equivocada.

Estaba vendiendo mis habilidades, no mi experiencia. Si hubiese intentado hablar sobre lo exitosa que había sido en el campo de relaciones públicas, no hubiesen podido entender mi interés por el cargo y nunca me hubiesen considerado para éste. En vez de eso, le conté lo organizada que era a la hora de investigar, lo eficiente que era al escribir y lo rápida que era para comprender nuevas ideas. Podía hacerme cargo de su proceso de reportes y mejorarlo ¡Por supuesto que me contrató!


2. Negocié un alza en mi sueldo

RPP

Al cumplir un año en mi nuevo trabajo, supe que era tiempo para una revisión de mi desempeño. Sin ninguna habilidad adicional y llevando sólo un año en el empleo, me fue posible negociar un aumento del 20%.

Así es cómo lo hice: Durante mi primer año trabajando en la compañía guardé todos los correos positivos que recibí y documenté todos mis logros, notando aquellas ocasiones donde realicé tareas fuera de las que me habían asignado y donde claramente demostraba lo mucho que había mejorado el proceso que la empresa tenía para reportar las inversiones a sus clientes.

Cuando me reuní con mi supervisor, estaba muy impresionado con mi preparación y mi éxito. Pedí un 20% de aumento pensando que podríamos negociar desde ese número, pero aceptó mi primera oferta.

Cómo lo puedes hacer: Sigue mi ejemplo y documenta todo lo bueno ¿Dijo tu jefe que habías hecho algo bien o recibiste algún e-mail positivo de alguien de tu departamento? ¿Es posible ver a través de algún reporte cómo tus esfuerzos beneficiaron los ingresos de la compañía o cuántos nuevos clientes conseguiste? Mantén un registro de todo esto junto con tus tareas diarias y la descripción inicial de tu puesto, si es que puedes conseguirla. Cuando vas a negociar un aumento de sueldo (y en este momento todo el mundo sabe que la única forma de obtenerlo es pidiéndolo) fíjate en lo que ya hiciste y usa tus registros como prueba de tu valor.

Por supuesto que esto no funciona de la misma manera para todos, las empresas pequeñas usualmente pueden ser más flexibles con las compensaciones, pero un registro de tus logros siempre es algo bueno para tener a mano.


3. Busqué un trabajo freelance

Freelance-Writer-1024x743

Cerca del mismo período en el que negocié mi nuevo sueldo, mi novio (que ahora es mi esposo) me pidió matrimonio. Aunque ganaba bastante dinero, no había estado ahorrando para el evento. No quería endeudarme para financiar la celebración y nuevamente usé mis habilidades para ganar un poco más, al desempeñarme como escritora freelance de negocios.

Me dirigí a algunos negocios locales y les propuse ayudarlos con el contenido de sus sitios webs. Mientras buscaba clientes y trabajaba de noche y durante los fines de semana, utilicé mis habilidades como escritora para generar unos US$ 500 extras cada mes, dinero que guardé para el matrimonio.

Como lo puedes hacer: Sé que esto de la escritura freelance es un poco cliché, pero es una habilidad que se presta para ser flexible ¡Algunos escritores incluso trabajan de forma remota mientras viajan por el mundo! Pero mi visión no se limita a eso ¿Eres diseñador gráfico? ¿Trabajas en relaciones públicas? ¿Eres bueno con los modelos financieros? Si tienes algún conocimiento que puedas usar sin estar de forma física en la oficina todo el día, entonces puedes trabajar de forma independiente. Si tienes el tiempo, también puedes lograr que te paguen por hacer el trabajo de otras personas.

Visto en LearnVest.

Síguenos en Facebook