7 mitos sobre cómo ahorrar dinero, desacreditados

article-1591904-1940CA9D00000578-784_634x420
Síguenos en Facebook

Hay un montón de mitos flotando acerca de las mejores prácticas para el ahorro de dinero. Algunos han surgido recientemente; otros han estado presentes desde que tus abuelos eran jóvenes.

Aquí hay siete populares mitos de ahorro de dinero, desacreditados y explicados:

1. Deja de comprar tu taza de café todos los días en una cafetería

1

Esta es una sugerencia popular que mucha gente utiliza para ahorrar rápidamente algo de sus ingresos en un gasto “innecesario”. La clave está en no privarse tanto como para convertirse en infelices o insatisfechos, lo que podría resultar en un gasto excesivo en otro lugar. Si para ti es fácil comenzar a hacer café en casa, genial – pero si tú realmente disfrutas de una elaborada taza de café caliente preparada por otra persona, no te castigues por ello. Busca otro lugar en tu presupuesto, donde puedas reducir costos y, a continuación, date una palmadita en la espalda.


2. Llevar dinero en efectivo: Te ayudará a ahorrar dinero

Llevar una cierta cantidad de dinero cada semana para evitar un gasto excesivo puede funcionar para algunos. Sin embargo, te estás perdiendo de algunas cosas cuando sólo pagas en efectivo. Cuando pagas con tarjeta, es mucho más fácil rastrear dónde gastas dinero, sobre todo a través de un servicio como el Mint que categoriza automáticamente tus compras y las aplica a tu presupuesto. Cuando se pierde una tarjeta de crédito o débito, se puede llamar de inmediato para cancelarla y evitar el robo; cuando se pierde dinero, lo más probable es que se ha ido para siempre. Además, el pago con tarjeta de crédito puede significar dinero en efectivo en las compras y ganar puntos para beneficios como viajes.


3. Comprar al por mayor es siempre mejor

3

Comprar al por mayor en la fábrica de una tienda o comprar una promoción en el supermercado como “10 por 10” es ciertamente tentador. El daño que puede venir de estas ofertas sucede a menudo después de llegar a casa, cuando los artículos perecibles se estropean muy rápidamente o terminas con mucha cantidad de un artículo que rara vez utilizas. En lugar de tomar ventaja de estas promociones y productos al por mayor apenas los vez, entra en una tienda sabiendo qué artículos no perecibles utilizas más, tales como artículos de tocador y productos de limpieza. Compra éstos en gran cantidad y sin duda ahorrarás dinero a través del tiempo.


4. Mantén un saldo en tu tarjeta de crédito para mejorar tu cuenta de crédito

Este es un mito popular a menudo creído por aquellos que buscan mantener una buena cuenta de crédito. Mantener un equilibrio en tu cuenta no afecta a tu puntaje de crédito; en última instancia, lo que mejorará tu puntaje es demostrar que puedes manejar tu cuenta al evitar cargos por pagos atrasados ​​y mantener una baja relación de crédito-usado con crédito-disponible. Esto nos lleva al siguiente mito en esta lista:


5. Pagar tarde las tarjetas de crédito de vez en cuando no está mal

5

Incluso un solo retraso en el pago puede afectar tu cuenta de crédito y resultar en cargos costosos y tasas de interés más altas, eventualmente. Establece un recordatorio o alarma mensual varios días antes del día de pago establecido para tu tarjeta de crédito, y paga en línea para asegurarte de que el pago fue realizado antes de la fecha de vencimiento.


6. El artículo más barato es la compra más inteligente

6

Este es un asunto engañador que es difícil de definir para cada situación. En algunos casos, la compra de una marca de la tienda más barata o la versión de marca desconocida es casi idéntica a su versión más cara. Si estás comprando en una tienda de comestibles, asegúrate de comparar las listas de ingredientes para verificar que es cierto, y no sacrificar tu salud o la calidad de tu comida.

En otros casos, el elemento más caro puede ser una inversión inteligente. Si al final terminas sustituyendo un artículo una vez al año que podría haber durado al menos cinco años si hubieras escogido la opción más cara, lo más probable es que terminarás pagando mucho más a lo largo del tiempo.


7. No puedes ahorrar dinero hasta que ganes una cierta cantidad

Una vez que comienzas tu carrera, es fácil pensar en el ahorro de dinero como algo que vas a hacer en el futuro, después de que “realmente empieces a ganar dinero.” Por el contrario, adquirir el hábito temprano es importante, no importa cuán pequeño o insignificante parezca tu depósito mensual. Es posible que no quieras hacer ciertos sacrificios para ahorrar, pero trata de usar un sistema de recompensas como motivación para tu carrera profesional. Escribe una lista de recompensas, tales como un servicio de suscripción de películas o incluso un auto nuevo, y empieza a tacharlos a medida que vas subiendo la escalera y ganado más. Eso sí, no te olvides de aumentar la cantidad de dinero que dejas para invertir.

Original: Business Insider

Síguenos en Facebook