9 formas de evitar las resacas financieras de fin de año

portadaholidays
Síguenos en Facebook

Ya ha llegado el último mes del año donde nuestra billetera tiembla frente a los gastos de las compras navideñas. Por eso a continuación te dejamos el artículo de Molly Triffin en Life Vest para que así puedas moderar el impacto de estos desajustes:

Lo mejor de las festividades es tener pase libre para beber todo el ponche que queramos, poder decir que sí a ese pedazo extra de pastel y salir a comprar como si tu apellido fuese Hilton. Por otro lado, lo peor de estas fechas es tener que lidiar con las consecuencias de esos tragos de más, esos postres culposos y las compras descontroladas.

Según una encuesta del sitio Accenture, un 46% de las personas gasta más de lo que deberían cuando llegan las fiestas de fin de año (y eso si es que tienen un presupuesto). Según otra encuesta del sitio Deloitte, más de la mitad de la gente ni siquiera tiene un presupuesto programado para los gastos de las festividades. Como resultado de lo anterior, puede que nos llevemos una gran sorpresa cuando la primera cuenta llegue después de fin de año.

Expertos en las tres áreas -regalos, comida y viajes- que tienden a tener las mayores repercusiones en nuestras billeteras durante esta temporada entregan sus trucos para ayudarte a mantener intacta tu alegría navideña:

Resaca post regalos

Es sumamente fácil, y muy común, verse atrapado en la mentalidad ultra consumista de las fiestas. Según una encuesta de Gallup, la gente espera gastar un promedio de US$ 781 en regalos, lo que refleja un aumento de US$ 77 con respecto al año pasado.

“Las personas, por lo general, se encuentran en una encrucijada en esta época del año y sólo quiere salir de ella comprando. En consecuencia, compran lo primero que encuentran y no se dan el tiempo de cotizar, por lo que terminan pagando mucho más de lo que deberían. Además, la gente cree que si compra un objeto caro de una marca importante, la persona que lo reciba lo apreciará más”, afirmó el experto estadounidense en la compra de regalos y autor de “Cuando las palabras importan más”, Robyn Spizman

Pero hay formas de evitar caer en la trampa del consumismo frenético y aún así lograr las metas propuestas:

1. Pon énfasis en la intención, no en el costo

ach

Si piensas acerca de los mejores regalos que recibiste durante tu vida, probablemente los que vengan a tu mente no sean aquellos que costaron mucho dinero, sino lo que tengan una carga emotiva para ti. Hay muchos regalos potentes que exceden su valor financiero. Por ejemplo, una jovencita que horneó una buena porción de galletas navideñas según las instrucciones de su abuela fallecida, las empacó y las repartió a su familia, junto con una copia de la receta que al reverso tenía también una semblanza de su abuela.

Las tiendas por lo general bajan los precios de productos viejos para liberar espacio justo antes de que los nuevos encargos lleguen, así que puedes adelantarte y comprar los productos que tengan descuento antes que nadie.

Con eso en mente, uno de los regalos favoritos de Spizman es una biografía acerca de alguien que te recuerde a quien recibirá el regalo. Por ejemplo, una jovencita que una vez le obsequió a un colega un libro sobre Albert Einstein con una tarjeta que decía: “Entre genios se entienden ¿No?” ¡Brillante!

O puedes revisar tu ático o armario en busca de presentes que tengan un valor sentimental, como una tarjeta de fútbol de tu niñez, una bonita corbata que haya pertenecido a un tío querido que falleció o los souvenirs de las primeras vacaciones de tu matrimonio.


2. Personalízalo

bch

Otra opción para reducir los costos sin perder el toque especial, es hacer un regalo a medida del destinatario. Por ejemplo, Spizman recomendó utilizar sitios web que se dediquen a hacer regalos personalizados. Para los amantes de lo dulces, busca una página que ofrezca creaciones hechas a mano, envueltas en hermosos papeles y que incluyan mensajes personalizados. Por otro lado, si tienes un amigo que disfrute de los diseños exclusivos, puedes buscar un sitio donde adquieras piezas chic y únicas com bandejas, portavasos y papelería grabada ¡Hay un mundo de posibilidades!


3. Compra cuando tu tienda favorita se abastezca

cch

Si finalmente decides comprar de la forma tradicional, es muy conveniente saber en qué momento realizar las compras.

Spizman aconsejó preguntarle a un vendedor cuándo llegarán los nuevos embarques de productos, ya que si quieres comprar ropa o electrónica, las tiendas casi siempre bajarán los precios de la mercadería antigua para venderla rápido y hacer espacio para la que está por venir. De este modo puedes conseguir productos con grandes descuentos.

Si tienes en mente un regalo en particular, puedes intentar hacerte el mejor amigo de tu vendedor favorito y pedirle que te cuente cuándo saldrá a la venta ese objeto que buscas. Hace poco, Spizman logró un ahorro de un 40% al esperar solo un día más para comprar una tenida.


Evita la bancarrota de la cena Navideña

Alimentar a 25 personas en una fiesta de fin de año puede destrozar por completo tu presupuesto. “Todos queremos que las festividades sean memorables, por lo que usualmente estamos dispuestos a incurrir en gastos extras para que todos se vayan felices. Además, tener invitados adicionales a tu mesa también puede incrementar mucho los costos”, dijo Mary Ostyn, madre de 10 hijos y autora de “Festines familiares por sólo US$ 75 semanales”.

De hecho, se espera que los costos de las diversiones y las comidas hogareñas suban un 22% en las fiestas de esta temporada comparadas con las del año pasado, alcanzando un promedio de US$ 194 de acuerdo al estudio realizado por Deloitte ¿Cómo comes, bebes y estás bien con las cuentas cuando los abuelos, primos y vecinos se invitan solos a tu casa? Comienza comprando inteligentemente:

4. Quédate muy atento a la ofertas en provisiones

dch

No se trata sólo de obsequios. También hay muchísimas rebajas que pedir en cuanto a alimentos.

“Las tiendas saben que si pueden atraerte con ofertas en alimentos como pavo, mantequilla y harina, es muy probable que, una vez dentro, termines comprando aquellos que no están en oferta. Los ingredientes para los platos principales tienden a estar en sus precios más bajos en esta época del año, donde en algunos casos el pavo llega a costar un 40% menos y los artículos para hornear están un 25% más baratos de lo usual”, contó Ostyn.


5. Sé austero -y elegante- con tu festín

ech

Para la cena de fin de año, intenta comprar lo más económico para el ingrediente central del plato y luego añade unos toques de elegancia para darle lujo. Por ejemplo, mejora tus huevos rellenos con un poquito de caviar, o rocía un tazón de palomitas de maíz con aceite de trufa. Cuando llegue la hora de beber sirve un cóctel de vino espumoso, mezcla dos tazas de jugo de granada y un poco de jugo de limón con una botella de prosecco o cava, dos alternativas más baratas que el champagne.


6. Prepara tus comidas familiares con la dinámica del “hazlo tú mismo”

fch

¿Tienes muchos invitados en tu casa a los que debes alimentar por una semana? “No creas que cada comida debe ser costosa y cargada de carne. Además, las barras de comida (como las de tacos, ensalada, pizza, etc.) son muy efectivas a la hora de reducir costos y es una forma fácil de dejar a todos contentos. Una idea divertida: hornea muchas papas y pon platos con queso rallado, crema agria, tocino desmenuzado, cebollas verdes, pimientos y aceitunas, para que los invitados puedan personalizar sus propios platos y, a la vez, pasarlo muy bien en familia”, aconsejó Ostyn.


Viaja sin culpa

Los costos de las vacaciones suben sin importar cuándo o a dónde vayas. Pero agrégale a esto los precios de viajar en las fiestas y el gasto puede dispararse hasta el cielo.

Afortunadamente, cuando te pasas diciembre tomando sol en una playa o visitando a la tía Andrea en la otra punta del país por sus famosos rellenos navideños, hay brillantes formas de ser responsables económicamente, mientras lo pasamos genial.

Le preguntamos a Marybeth Bond, autora de múltiples libros de viaje de National Geographic y fundadora de GutsyTraveler.com, acerca de sus trucos favoritos a la hora de ahorrar:

7. Encuentra modos para ahorrar en combustible

gch

Lo que no puedes ahorrar en pasajes aéreos en las fiestas (a menos, por supuesto, que hayas comprado con meses de anticipación) lo puedes recuperar cuando aterrices. “Si vas a manejar, llena el tanque antes de que dejes tu ciudad. Ahí ya sabes dónde encontrar los lugares más baratos y, además, las gasolineras de las carreteras tienden a ser más caras”, explicó Bond. Además, maneja con calma ya que si lo haces de forma agresiva se reduce la eficiencia del combustible en un 33% en la carretera y un 5% en ciudad.

Si vas a arrendar un automóvil, también puedes disminuir costos al contratar una agencia que no esté ubicada en el mismo aeropuerto. Para ahorrar aún más en combustible, puedes solicitar un modelo híbrido que te podría reportar hasta un 35% de mejora en el kilometraje rendido que un automóvil convencional, lo que es particularmente bueno si estás pensando en pasar buena parte del tiempo en la carretera.


8. Busca alojamiento en los sitios web para turistas

hch

En la búsqueda de un hotel, tu primera parada debiese ser los sitios oficiales para visitantes del área en la que te quieras quedar. “Muchas personas no consideran revisarlos, pero son un gran recurso con enlaces a descuentos en hoteles, promociones familiares y actividades gratuitas como visitas a museos y conciertos. Y comúnmente ofrecen rangos de precios más baratos en cabañas pequeñas y hostales que los sitios web más grandes no tienen”, aseguró Bond.

Estos sitios también te pueden guiar a barrios alternativos con atractivas ofertas y económicamente abordables.


9. Encuentra formas de cenar por casi nada

ich

Salir de la ciudad puede significar que comerás en restaurantes, especialmente si no quieres que cada comida entre Navidad y Año Nuevo sea a partir de sobras

Si te vas a quedar en un hotel, Bond recomendó que encuentres uno con buffet al desayuno: “Puedes comer mucho en la mañana y luego hacer un picnic ligero para el almuerzo, o también puedes buscar sitios que incluyan cocina para que tú mismo puedas preparar tus meriendas”.

En los restaurantes caros, evitar la hora de mayor congestión de comensales también puede ahorrar muchos billetes: “Si quieres tener una gran experiencia cenando, reserva para el almuerzo y no para la noche. De todos modos podrás probar los maravillosos platos, pero gracias al menú del día, podrías gastar hasta un 50% menos de lo que harías en una cena”.

Bond también sugirió ir a los bares durante el Happy Hour, de modo que puedas disfrutar el espíritu festivo sin desembolsar de más en un lugar 5 estrellas.

Visto en Learn Vest.

Síguenos en Facebook