Las 25 cosas que debes saber antes de invertir a los 25 años

portada
Síguenos en Facebook

Sí, invertir puede parecer intimidante, al igual que algunos expertos que parecen como si hablaran un idioma diferente, pero a diferencia de ellos, no todos tenemos intenciones de sacar adelante una carrera a partir de esto. La mayoría de nosotros sólo queremos hacer un poco de dinero extra, incrementar nuestros ahorros para la jubilación o incluso para combatir la inflación (en seguida hablaremos más sobre esto).

A continuación, encontrarás 25 conceptos básicos de inversión que cada persona de 25 años de edad debe saber. No es lo único que necesitas aprender, pero es un gran comienzo:

1. Sobre el concepto

Tu cuenta de ahorros no es invertida en nada.

Ganas intereses por el dinero que ahorras, pero por lo general es menos de un 1% y al final tus ahorros se quedan ahí en el banco sin poder sacarles ningún provecho.

…pero tus ahorros de jubilación sí, si es que los pones en un fondo. Esto claramente no ocurre si simplemente tienes tu dinero en una cuenta de ahorros común y corriente.

La inversión es una de las pocas formas para ir al “ritmo” de la inflación. La inflación te quita en promedio un 3.87% del valor total de tu dinero cada año, por lo que necesitas que crezca lo suficientemente rápido para superarla. Para la mayoría de la personas, la inversión es la única manera de obtener ese tipo de crecimiento.

Al invertir, siempre correrás riesgos, esto puede hacer que ganes o pierdas dinero, ya que muchas personas lo hacen. 


2. Palabras técnicas

Adelante, puedes decir que estos huevos te parecen poco diversificados.

Adelante, puedes decir que estos huevos te parecen poco diversificados.

Un “valor” es un instrumento financiero. Probablemente escuches a las personas, referirse a los “valores”, que es un término general para las acciones, bonos o CDs (Permuta de Incumplimiento Crediticio). Los valores se dividen en títulos de deuda (dinero que se nos adeuda, como un bono del gobierno) y valores de renta variable (valor real de lo que poseemos, como las acciones).

Las acciones son parte del capital de una empresa. Cuando compras una, adquieres la pequeña parte de una empresa de verdad. No es mucho, pero te hace poseedor de una parte de ella. Las acciones son más volátiles que los bonos, por lo tanto pueden llegar a producir mayores beneficios o pérdidas.

El mercado de valores te permite saber acerca del desempeño de las acciones (las variaciones en el valor y rentabilidad). Las acciones se negocian por medio de “intercambios”, los cuales componen el mercado global. Las principales bolsas de valores de los Estados Unidos, incluyen a la Bolsa de Valores de Nueva York (NYSE) y el Nasdaq. Los precios de las acciones son expresados en índices bursátiles como el S&P 500 y el Promedio Industrial Dow Jones (DJIA). Es probable que sólo te interese comprobar cómo van tus inversiones individuales, pero supervisar la actividad del mercado te puede dar una idea de cómo se está desempeñando tu cartera de valores.

Los bonos son préstamos que haces. Cuando compras un bono, básicamente estás prestándole un poco de tu dinero a una entidad, por ejemplo, al gobierno de tu país. Y ésta debe pagártelo con intereses después de un período determinado de tiempo. Los intercambios de bonos no aparecen en un tablero de cotizaciones, porque se negocian de manera diferente a las acciones. Sin embargo, hay sitios donde puedes obtener más o menos una idea de los precios de los bonos, como en el “Wall Street Journal”.

Diversificación es cuando difundes tu dinero entre diferentes tipos de inversiones. Hay muchas opiniones sobre qué tan diversificada necesita ser una cartera de inversiones, pero casi todo el mundo está de acuerdo en que poner todos tus huevos de oro en una misma canasta es una receta para el desastre.

El Retorno de la Inversión (ROI) es la cantidad de dinero que ganas a partir de tus inversiones. Para tener una idea de qué tan bien se están desempeñando tus inversiones, puedes calcular el ROI dividiendo las ganancias de una inversión sobre su costo.


3. Sobre el proceso

La Bolsa de Nueva York es un accesorio esencial de Wall Street.

La Bolsa de Nueva York es un accesorio esencial de Wall Street.

Lo más probable es que te cobren honorarios. Invertir no es gratuito. Si lo estás haciendo por medio de un profesional en inversiones, le puedes pagar con un porcentaje de tu cartera de valores o con una tarifa plana (querrás averiguar si tu asesor es “fee-only”, que cobra una tarifa fija o “fee-based”, que cobra dependiendo de las ventas, antes de firmar con él). Las plataformas de inversión en línea o los “Robo-Advisor” tienen sus propias gráficas en las que muestras las cantidades de dinero que cobran los negocios por diversos servicios o actividades. Algunos fondos de inversión cobran honorarios. Estas tarifas varían, si haces una buena investigación, puedes minimizarlas notablemente.

No tienes que elegir una acción específica. Hay profesionales que se encargan de recoger conjuntos de valores formando los fondos de inversión, en los cuales puedes invertir para diversificar tu dinero sin elegir una acción particular ni vincularte. Los fondos índice son fondos de inversión, elegidos para reflejar un índice de acciones específicas, como el S&P 500.

Es posible que tengas que pagar impuestos por tus inversiones.

Por lo menos el gobierno de Estados Unidos no permite que te quedes con el dinero que posiblemente consigas al invertir de forma gratuita. Cuando vayas a cobrar lo que ganaste, deberás pagar lo que se denomina un “Impuesto Sobre las Ganancias del Capital“.

… pero también puede que te hagan una rebaja de impuestos. Aunque las diferentes cuentas de jubilación tienen diferentes estructuraciones fiscales, las contribuciones a menudo son deducibles de impuestos. Hay 529 planes de ahorro, que además son cuentas de inversión, que tienen ventajas fiscales similares.

A veces, fracasarás. Es una desafortunada realidad que no todos podamos desempeñarnos como estrellas de rock en inversiones. Algunas personas lo hacen muy bien, otros muy mal. Y a veces, serás parte de esos “otros”.


4. Estrategia

gambling-table-4

Invertir no se trata sólo de un juego.

Es una gran ventaja empezar desde temprana edad. A tus 20 años, tu mayor capital será el tiempo. Incluso cuando sólo estés invirtiendo en ahorros para tu jubilación, nada podrá compensar el efecto del interés compuesto. Además, si pierdes dinero en el mercado, tendrás más tiempo para generarlo de nuevo antes de que lo necesites.

Lo más probable es que las acciones más demandadas no sean un buen negocio para ti.

Siempre hay acciones de las cuales se comenta más, pero nadie puede garantizarte que sea tu boleto hacia la riqueza.

Es una mejor apuesta investigar bien sobre la compañía y tomar tus propias decisiones en base a lo que averiguaste, que saltar a ciegas por la acción del momento.

No permitas que las noticias de la mañana afecten las estrategias que tienes a largo plazo. La mayoría de los inversores no deberían “comprar” o “vender” cada vez que se recomienda en la televisión. Hay un documental que explica por qué la inversión activa, la compra y la venta de acciones estratégicamente y con frecuencia, no da resultados para la mayoría de la gente.

Volverte muy apegado a una acción en particular puede ser peligroso. Si eres dueño de un valor del cual estés apegado por razones sentimentales o debido a su desempeño anterior, puede que te niegues a abandonarlo, incluso si tu asesor o profesional en inversiones te diga que lo hagas. Debes tener en cuenta sólo los valores que se estén desempeñando bien en este momento, tienes que estar dispuesto a dejar ir los de bajo rendimiento.

No es necesario que compruebes cómo van las cosas con tanta frecuencia. Si alguna vez has visto un tablero de cotizaciones, probablemente te hayas dado cuenta de que los mercados suben y bajan todos los días, como también lo hacen las acciones individuales. Si estás invirtiendo a largo plazo y no eres un profesional de la inversión, no necesitas esa ansiedad en tu vida.

No inviertas dinero que necesitarás pronto. Si vas a necesitar dinero en efectivo en poco tiempo, no lo inviertas en el mercado de valores. Algunos profesionales dicen que no deberías invertir el dinero que vayas a necesitar en los próximos cinco años, ya que si el mercado baja, no tendrás tiempo suficiente para recuperar esos fondos.


5. Hay que ser realistas 

darts-dartboard-bullseye-accurate-2

Hasta los profesionales más cualificados se equivocan al invertir.

Nadie puede predecir con seguridad el mercado. Mientras que los profesionales pueden hacer conjeturas, predecirlo es como ver el futuro y nadie puede hacerlo.

El comportamiento del mercado en el pasado no es un parámetro confiable para predecir el futuro. El mirar lo que los mercados han hecho no es una manera fiable para saber qué harán. Podría ir en una dirección totalmente inesperada debido a acontecimientos imprevistos conocidos como “cisnes negros“.

No sabes lo que no sabes. Hay mucho que aprender sobre el mercado de valores y cometes un gran error si piensas que eres un experto sólo porque eres una persona inteligente y capaz. Siempre hay algo más por aprender.

No tienes que hacerlo tú mismo. No tienes que ser un experto en invertir. Para eso están los asesores financieros, asesores de riqueza e incluso plataformas de inversión en línea (robo-advisor) para guiarte.

Visto en Business Insider.

Síguenos en Facebook