Los trabajadores que se mantienen en la misma compañía por más de 2 años ganan menos

portadasueldo
Síguenos en Facebook

El secreto peor guardado es que los trabajadores ganan menos cada año. Hay millones de razones para ello, pero nos vamos a centrar en las que podemos controlar: Mantener tu trabajo en la misma compañía por más de dos años puede producir que ganes menos de un 50% en lo que te queda de vida. Ten claro que ese porcentaje es un número conservador y se basa en la idea que tu carrera en la misma compañía sólo durará por 10 años, porque mientras más trabajes más grande será la diferencia.

Argumentos a favor de cambiarse de trabajo

o-WOMAN-TALKING-BOSS-facebook

Si bien los sueldos aumentan un poco cada año más que te quedas en la compañía, también hay que considerar la tasa de inflación de tu país. Por ejemplo, en Estados Unidos te podrías llegar a dar cuenta que tu aumento finalmente es de menos de 1% (en algunos casos), lo que probablemente te hará querer tomar una copa antes de seguir leyendo. Mientras el empleado promedio obtendría ese porcentaje, el incremento en los sueldos de quienes dejan una compañía se traduce en un 10% y hasta 20% más. Obviamente hay algunos casos extremos en donde las personas reciben aumentos de hasta el 50%, pero eso depende de la industria y las circunstancias de cada caso. 

¿Por qué se premia a quienes se cambian de trabajo y a quienes son leales se les castiga por su dedicación? Por ejemplo, en Estados Unidos la respuesta es simple: la recesión permite que los negocios congelen los pagos y bajen los salarios de quienes entran a las compañías, basándose en “tendencias de mercado”. Si bien estas reacciones se pueden entender, se supone que deben ser temporales. No obstante, se han convertido en la norma del mercado laboral y, aún más importante, todos se han acostumbrado y la han aceptado como la nueva norma.

El miedo que han creado los medios de comunicación con respecto a la recesión y su duración, le ha dado a las compañías la excusa perfecta para rebajar los pagos y bajar las expectativas salariales de los empleados a largo plazo.

Sin embargo, el mundo está desesperado por mano de obra capacitada y compañías de diversos países buscan desesperadamente personas talentosas. Por lo tanto, los empleados estarían en una posición privilegiada para demostrar sus habilidades y pedir un aumento.

o-CAREER-CHANGE-facebook

Bethanie Devine, Gerente Senior de Contratación en Silicon Valley, CA quien ha trabajado con Intuit y otras compañías pertenecientes a las Fortune 500 comentó a Forbes: “Usualmente me llegan currículums de personas que han estado un par de años en diversas compañías. He notado que quienes se cambian de trabajo frecuentemente piden un salario más alto. El problema de quedarse mucho tiempo en una empresa es que comienzas con un sueldo base y los aumentos anuales están basados en un cierto porcentaje de tu salario actual. Lo anterior quiere decir que hay un límite en la cantidad que puedes recibir. Sin embargo, empiezas desde cero si te cambias a otra empresa y puedes pedir un sueldo base más alto del que tenías antes. Las compañías que compiten por tener a los mejores no tienen reparos en pagar más si eso significa que pueden contratarlos. Lo mismo sucede con los cargos disponibles: algunas compañías tienen límites para la cantidad de ascensos que entregan cada año. Una vez que estás en una empresa puede que sea más difícil conseguir un puesto más alto, por que quizás existan otros que ya están esperando su turno desde antes. Sin embargo, si postulas a otra empresa puede que tus habilidades te den la posibilidad de optar a un mejor rango. He visto a muchos compañeros de trabajo conseguir el puesto que querían cuando renuncian y se van a otra oficina”.

Devine también comentó a la revista que ella sentía que quienes se mantenían en la misma compañía por más de dos años, se les pagaba menos de lo adecuado o tenían el potencial para ganar más.

Jessica Derkis comenzó su carrera ganando US$8 a la hora (US$16.640 al año) como gerente de marketing en YMCA. A lo largo de una década, se cambió de empleo 5 veces y llegó a ganar un sueldo de US$ 72 mil anualmente en su trabajo más reciente, lo que significa un aumento del 330% en un periodo de 10 años. El último cambio le significó un aumento del 50% en su salario, siendo este un gran ejemplo de cómo “hacerte dueño de tu propia carrera” puede significar una gran diferencia en esta misma y tu sueldo.


Argumentos en contra de cambiarse de trabajo

do-not-argue

A la gente le preocupa que cambiarse mucho de empleo sea visto como algo negativo. Y sí es posible que algunas compañías vean un currículum con múltiples transiciones como algo malo e incluso descalifiquen a un postulante debido a esto.

Pero la pregunta importante es si es que el riesgo vale la pena. Christine Muelle, Presidente de TechniSearch Recruiters, reveló a INC que ha tenido clientes que no quieren a nadie con más de 3 trabajos en los últimos 10 años, sin importar la razón. Aún así, Mueller recomienda que un trabajador se cambie de compañía cada 3 ó 4 años para poder aumentar sus ingresos. Por lo tanto, la pregunta no es si deberíamos cambiar de empleo, sino que cuánto debiese durar cada uno antes de escoger algo que nos pague mejor y nos permita cumplir nuestras metas.

Brendan Burke, director de Headwaters, admitió a INC estar en total desacuerdo con la cultura de “subir y salir”. Explicó que en general las compañías van rotando a sus empleados, porque su organización no es lo suficientemente fuerte como para hacer posible ascensos rápidos dentro de los rangos establecidos. Por esta razón, ellos prefieren tomar la ruta contraria y buscan mantener a su staff y desarrollarlos dentro de sus rangos.

El señor Burke está en lo correcto: la mayoría de las compañías no están preparadas para ascender y premiar rápidamente a sus mejores trabajadores por diversas razones, tales como las “políticas de oficina”. Casi todo empleado las odia, pero comprende que es un mal inevitable que lamentablemente se convierte en un obstáculo a la hora de premiar a los talentosos.

Andrew Bauer, Gerente General de Royce Leather explicó a INC que cambiarse de trabajo puede ser estresante y los empleados necesitan considerar su calidad de vida, su salud mental y física e incluso sus estándares de moral. El dinero es importante, pero debe ser balanceado con todo lo demás que compone tu vida. La compensación monetaria es sólo una parte y no debiese dirigirlo todo.

Cambiarse de trabajo es una decisión que debe ser considerada a nivel personal. Contratar a un trabajador que puede trabajar 10% más eficientemente vale al menos un 25% de incremento salarial. Las compañías gastan mucho dinero en conseguir reclutadores y en hacer que recursos humanos revise los antecedentes de las personas. Además, pierden mucho tiempo cuando los empleados antiguos entrenan personas nuevas. Siempre es más barato contratar trabajadores más eficientes y pagarles más.


Conclusión

your-new-salary-iStockphoto

Es una realidad que los trabajadores ganan menos de lo que valen, pero en vez de enfocarse en cosas que no se pueden controlar, como la economía o las decisiones administrativas, deberías apuntar a las que sí puedes manejar. Los empleados pueden controlar cuánto ganan, al negociar agresivamente sus oportunidades y abandonar el miedo que produce pedir más.

Obviamente, siempre existirán excepciones a la regla y no todos podrán tomar la decisión inmediatamente, pero todos la debiesen considerar.

Visto en Forbes

Síguenos en Facebook